Argumentos a favor y en contra de la construcción de la presa Bicentenario

Huatabampo inundado, valle del Mayo

Huatabampo inundado, valle del Mayo

La principal justificación para la construcción de la presa argumenta que la obra es necesaria para el control de las inundaciones que periódicamente (cada 7-9 años) suceden en el Valle del Mayo, para lo cual se requiere construir 5 bordes de protección en las subcuencas y una rectificación del cauce del río para aumentar su capacidad de conducción a 400 metros cúbicos por segundo y proteger de esta manera a la población que suele afectarse por estas inundaciones en localidades de los municipios de Navojoa, Huatabampo, Etchojoa y Bacobampo (CEA 2012). En algunos documentos se habla también del interés de incrementar el potencial de riego de los usuarios del Distrito de Riego 38, debido a que actualmente el almacenamiento de la Presa Mocúzarit solamente es suficiente para primeros cultivos en la mayoría de los predios y no alcanza a irrigar un 20 % de las tierras de los propietarios, quienes son agricultores de los municipios de Navojoa, Etchojoa y Huatabampo.[1]

Presa Adolfo Ruíz Cortínes (Mocúzarit)

La presa actual tiene una capacidad de 1,386 millones de metros cúbicos para irrigar las 96,000 hectáreas que existen en el Valle del Mayo, además de que existe otra presa en este Distrito (“El Veranito”) con una capacidad de almacenamiento de 9 millones de metros cúbicos, así como 135 pozos de aguas profundas para uso agrícola (Vega et al 2011). Cabe señalar que buena parte de estos terrenos son utilizados para el desarrollo de cultivos agrícolas variados (granos básicos, cultivos industriales y forrajes), y que la tecnificación del Valle ha implicado la deforestación del ecosistema costero, aun a pesar de lo cual subsiste la vegetación característica del Río Mayo aun por debajo de la presa del Mocúzarit. Finalmente, como parte del proyecto se planteó la posibilidad de construir una planta hidroeléctrica, pero no se cuenta con un proyecto definitivo que defina sí este objetivo está aun previsto. Actualmente el proyecto destaca el interés de ser una obra básicamente de protección civil, aun cuando se ha mencionado también “contribuir a la satisfacción de la demanda de riego, para el Distrito de Riego 038 Río Mayo”.[2]

Se señalan asimismo otros beneficios, como es la creación de empleos temporales (estimada en aproximadamente 300 personas por tres años, parte de los cuales corresponde a empleos no calificados que serán ofertados a habitantes de la región). Igualmente, se plantea que el alojamiento y los servicios de los trabajadores pudieran generan ingresos para los habitantes de San Bernardo sí el campamento se instala en esta localidad. Igualmente, se ha señalado la posibilidad de implementar un proyecto ecoturístico en el embalse de la presa, donde podría adecuarse también pesca comercial, turística y de autoconsumo.

Las objeciones al proyecto de la presa por parte de los guarijíos, son varias: i) ellos consideran que no han sido debidamente informados ni consultados; ii) en los medios de comunicación se ha dicho que ellos están en contra del desarrollo y en contra del beneficio del proyecto, los guarijíos manifiestan que el proceso ha estado manipulado desde sus inicios, con intentos de dividir a la tribu, manejando el rumor y la desinformación y estableciendo vínculos y compromisos por parte de personas que no son organismos oficiales.

Los guarijíos no quieren ser desplazados de su territorio, pero además conocen del peligro que representa la presa para su supervivencia como grupo, puesto que la magnitud de la obra va a modificar de manera contundente los ecosistemas del Río Mayo y sus afluentes, especialmente el arroyo Guajaray por la proximidad de la obra. Subiendo por este arroyo se encuentran ubicadas las principales localidades de los otros dos ejidos guarijios (Guajaray y Guarijíos-Los Conejos), quienes serán afectados igualmente por el impacto ambiental que tendrán las obras de la presa.[3]

Otros planteamientos críticos al proyecto de la presa proceden del cuestionamiento a su efectividad en términos de aprovechamiento de agua como también en relación a su función controladora de avenidas. Se ha señalado que la solución debería concentrarse en solucionar una serie de problemas relativos a los recursos hídricos que ya tiene el Distrito de Riego, por un lado; y por el otro, implementar una solución más inteligente y menos radical para enfrentar las inundaciones intermitentes que suceden en el Río cada 7 a 10 años, las cuales no son enteramente imputables al caudal del Río sino también al efecto de los huracanes costeros.

Bajo almacenamiento en la Presa Mocúzarit

Merece comentarse que algunos estudios hidrológicos señalan que en relación a la orografía y geología del acuífero del Mayo, así como al régimen de escurrimiento del río y al tiempo mediante el cual se ha venido realizando la agricultura intensiva en el Valle, son escasas las posibilidades de contar con más volumen para irrigar mayor superficie, en vista de la sobreexplotación de las aguas profundas y las altas tasas de evaporación que se documentan en los embalses existentes debido a las altas temperaturas regionales (Vega et al 2011).[4]

Ríos y represas en Sonora

Represas en el estado de Sonora

Se estima que hay un uso y manejo ineficiente del agua en la agricultura en los siete distritos de riego, sobre todo en los de riego por gravedad: Río Yaqui, Colonias Yaquis y Río Mayo, y que se desperdicia el 48% del agua en la conducción y distribución, así como que la contaminación de los cuerpos de agua es elevada, por descargas residuales urbanas y de granjas porcícolas en el caso del Río Mayo, pues la infraestructura hidroagrícola es obsoleta y de insuficiente mantenimiento. Por otra parte, la información sobre el acuífero es contradictoria pues algunas fuentes señalan que está subexplotado (Infante-Reyes 1997), mientras que otras mencionan la sobrexplotación o una situación de balance, donde “no existe volumen disponible para nuevas concesiones en la unidad hidrogeológica denominada acuífero Valle del Mayo, en el Estado de Sonora” (CONAGUA 2009).[5] Como se señala, el problema es que el Distrito está sobredimensionado con el riego en exceso de 33, 723 has. más para las que fue proyectado. Esto sucede gracias al acaparamiento de tierras por parte de empresarios agrícolas en este valle (Caballero 2007).

Asimismo, es insuficiente la infraestructura de medición para calidad del agua, piezometría y en menor escala en climatología e hidrometría, como también lo es la legislación estatal en materia de agua y no se ha concluido el proceso de transferencia de los organizamos de gestión del agua de uso agrícola. Falta planeación integral en el manejo del recurso agua, hay baja eficiencia en los distritos de riego y unidades de riego por gravedad, se han cometido excesos en los procesos concesión de los derechos de explotación del recurso hídrico. La extracción permitida excede la capacidad de sobrecarga de los acuíferos, lo que implica la sobreexplotación de los mismos (CIAD 2010).[6]

La magnitud del proyecto producirá cambios importantes en los micro-climas locales por efecto de la baja de la temperatura del agua sobre la flora y la fauna, por contaminación del aire por bióxido de carbono y metano como producto de la fermentación de materiales orgánicos bajo el agua, con la extinción de especies vegetales y animales. En el caso del Río Mayo, por ser esta la segunda presa en este acuífero, la afectación ecológica sería de consecuencias muy severas, por la pérdida de la biodiversidad tanto vegetal como animal que traería consigo remover el sedimento del río y sus detritus animales y vegetales, e interrumpir así los ciclos vitales y reproductivos de varias especies (Martínez-Yrizar, Búrquez y 2012). Igualmente, el embalse traería la proliferación de enfermedades transmitidas por vectores que ya son endémicas en la región, como es el caso del dengue y el paludismo, a lo que se agrava por la importación de casos graves, tanto de dengue hemorrágico como por que ya hay indicios de la presencia de plasmodium falciparum en el sur del estado.[7]

Estos factores afectarán la cultura de los guarijíos en la medida en que perderán buena parte de los recursos naturales en los que sustentan su vida y su cultura, pero además, por la pérdida de lugares sagrados y panteones que existen en la zona destinada al vaso de la presa, así como de sitios arqueológicos y las dos localidades mencionadas (Mochibampo y Mesa Colorada); las comunidades cuentan con viviendas y servicios, constituyen los asentamientos principales de los guarijíos, son el epicentro que simboliza el éxito de su lucha por la tierra. El embalse representa además un obstáculo para el traslado de los guarijíos al interior de su región, lo cual incluye la pérdida de opciones para el pastoreo, la siembra, la caza y la recolección. Esto atañe no solamente la las carreteras de terracería existentes sino también a las brechas por donde transitan los animales y las personas.

____________

[1]El MIA (Distrito de Riego 038 2012) menciona que uno de los principales problemas es el sobredimensionamiento de más de 20,000 has, además de demandas insatisfechas de suministro de agua por parte de los usuarios.

[2]La presa Bicentenario (Pilares) tiene como finalidad el control las avenidas del río Mayo para evitar las inundaciones en su cuenca baja. El presente proyecto tiene también como objetivo analizar las ventajas de construir un embalse de control de avenidas y regulación de escurrimientos aguas arriba de la Presa Adolfo Ruiz Cortínes (Mocúzarit), a fin de mejorar la operación de esta presa, disminuir los derrames por su obra de excedencias y contribuir a la satisfacción de la demanda de riego” (Manifiesto de Impacto Ambiental). No obstante, ahora no se habla de los beneficios que la presa traerá a los agricultores y ejidatarios del Distrito 38, quienes han sido impulsores decisivos del proyecto, para quienes resulta insuficiente el riego que logra captar la obsoleta Presa del Mocúzarit.

[3]Es elocuente al respecto el siguiente testimonio guarijío: “Dios nos ha dado el río, el río es sagrado. El agua del río es agua limpia, buena, pura, porque la limpian las piedras y las varas. Allí se bautiza a los niños. El río sirve para que las personas y los animales, domesticados y del monte, tomen agua; para bañarse, lavar la ropa, cocinar, para jugar; también usamos las piedras para hacer metate (utensilio para moler). Del río pescamos cuando no hay más qué comer; tomamos agua para regar la verdura (maíz, calabaza, ejote, cebolla, tomate, melón, sandía); colectamos quelites para comer en tiempos de lluvia y medicina herbolaria que crece en sus orillas (sabino, guamúchil, tescalama, otros). En el río sembramos, lo hacemos en las orillas o vegas, ya que son las únicas áreas donde se puede practicar la agricultura”.

[4]La evaporación media anual es de 2,424.6 mm y en ocasiones supera a la precipitación, que tiene un promedio anual de 407.3 mm (CONAGUA 2007, citado en Caballero 2007).

[5]También se mencionan algunas particularidades geológicas del acuífero del Mayo, cuya trascendencia para el proyecto de la presa se ignora: “En el acuífero de San Bernardo, aguas arriba de la presa Adolfo Ruiz Cortines, existen rocas que van del Jurásico al Cuaternario. Estas últimas consisten en material no consolidado con posibilidades de almacenamiento altas, y en ellas se aloja el acuífero, el que aflora en pequeñas porciones de las márgenes del río. Otras partes del acuífero consisten en rocas sedimentarias, intrusivas y volcánicas, en su mayoría consolidadas y,en general, con baja capacidad de almacenamiento(Vega et al 2011).

[6]Igualmente se mencionan problemas muy relevantes en el manejo del agua en los distritos de riesgo en el estado, con fallas en la operación, conservación y administración de infraestructura hidroagrícola, falta de coordinación con las dependencias federales y estatales involucradas, disminución de recursos para la conservación, mantenimiento, rehabilitación y modernización de las zonas de riego, falta de asistencia técnica para la diversificación de cultivos y uso eficiente del agua, acaparamiento de la tierra y del agua, derivado de la aplicación del PROCEDE, con la consiguiente problemática social que se generará a mediano plazo.  Como consecuencia de todo lo anterior, la infraestructura comercial y de industrialización de las áreas de riego, tal como bodegas, centros de acopio, instalaciones vitícolas, despepitadoras, fábricas de aceite, molinos de trigo, fábricas de alimentos balanceados, granjas avícolas, porcícolas y acuícolas, así como establos productores de leche, están abandonados o en pésimas condiciones (CIAD 2010).

[7]La Organización Mundial de la Salud (WHO 2012) señala que los problemas de salud asociados a la presa se engloban en seis categorías: enfermedades infecciosas, intoxicaciones, lesiones, problemas nutricionales, psicosociales y del bienestar social. Un problema común en regiones áridas, tropicales y subtropicales es el desarrollo de algas eutróficas que traen consigo la proliferación de cianobacterias. Su toxicidad apenas se ha elucidado recientemente y se postula que incrementan el riesgo de cáncer y de enfermedades alérgicas y gastrointestinales, no solamente por la ingestión sino incluso mediante el baño en aguas contaminadas. Cabe señalar que ya en el caso de la Presa de El Novillo, construida en 1945 en Sonora, se logró contener la epidemia de paludismo, por lo cual se recomienda que en proyectos de grandes presas se incorpore un grupo de estudio con epidemiólogos, entomólogos y científicos sociales (Ordoñez 1983).

_______________

Ver también ‘Pros y contras del proyecto de presa en Los Pilares’, Tonatiuh Castro Silva, agosto 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s